Mensaje del escritor del blog

>>> SUBO CONTENIDO TODO LOS DÍAS

viernes, 22 de agosto de 2014

MISTERIOS | El misterio de San Borondón, la isla fantasma


Fotografía original de la isla de San Borondón.
En el año 1479 se firmó el muy necesario Tratado de Alcazovas-Toledo, entre España y Portugal, en este tratado se declaraba la paz entre estos dos reinos, también se reconoció el impuesto denominado Quinto Real, se reconoció a Portugal la exclusividad en la conquista del Reino de Fez, pero lo más importante fue la repartición de territorios del Océano Atlántico entre los dos países, en el: Portugal seguiría manteniendo el control sobre sus posesiones en Guinea, la Mina de Oro, la Madeira, las Azores, las Flores y Cabo Verde; al reino de Castilla se le reconoció la total soberanía sobre todo el archipiélago de las Canarias, y esta, actualmente conforma una de las diecisiete comunidades autónomas de España, reconocida como nacionalidad, y una de las regiones ultra periféricas de la Unión Europea; pero sigamos con la lección de historia, el archipiélago de las Canarias está integrado por una serie de islas nada inusuales, las cuales son: la isla Hierro, la isla Palma, la isla Gomera, la isla Tenerife, la isla Gran Canaria, la isla Fuerteventura, la isla Lanzarote y finalmente la isla San Borondón, es decir, 8 islas en total.
Fotografia tomada de la isla en 1984 por
   un navgante de origen desconocido.
Ahora, los que conocen sobre geografía, estarán pensando que estoy mal, que me estoy equivocando, que las islas canarias son 7 y no 8 como acabo de mencionarles, que la isla San Borondón es solo una leyenda, que no se ha comprobado su existencia y por tanto no existe, o sea, es una simple invención popular, ¿entonces?, ¿qué les pasó a esas personas?, parece algo absurdo, pero en aquel tratado se especificaba claramente que la isla San Borondón pertenecía a las islas Canarias y por ende, pura y exclusivamente a  España.
Entonces, como puede entenderse, este es el principal suceso que mantuvo viva la idea de la existencia de la isla de San Borondón como la legendaria octava Canaria, y a la vez este importante tratado constituye una muestra contundente de cómo la mentalidad supersticiosa, de aquellas personas del pasado, tenía tanta influencia que era capaz de influenciar el carácter científico que debería tener la ciencia cartografia y, a través de dicha influencia, llegar incluso a figurar en decisiones geopolíticas, y si no me crees, basta por examinar las siguientes representaciones cartográficas en las que, a través del discurrir de los siglos, aparece la isla de San Borondón, sin ser exhaustivos citare los suiguientes:
Dibujo de la isla San Borondón realizada por  el naturalista
ingles Edward Harvey
  • Planisferio de Hereford, de Richard de Haldinghan (finales del siglo XIII).
  • Carta de Pinciano (1367).
  • Mapa anconitano de Weimar (1424).
  • Mapa genovés de Beccari (1435).
  • Mapamundi de Fra Mauro (1457).
  • Mapa de la Isla de San Borondón de Leonardo Torriani (1590).
  • Mapa francés anónimo (1704).
  • Mapa del noroeste de África de Guillermo Delisle (1707).
  • Perspectiva de Juan Smalley (1730).
  • Perspectiva de Próspero Cazorla (siglo XVIII).
  • Carta geográfica de Gautier (1755).
Ubicación exacta de la isla de San Borondón, segun varios cartógrafos e historiadores.
La isla de San Borondón o también llamada la isla de San Brandán, por ser Brandán el monje de origen Irlandés quien la descubrió en el siglo V, famoso por sus viajes aventureros. Debido a sus características y comportamientos extraños, como el aparecer y desaparecer misteriosamente o esconderse tras una espesa capa de niebla o nubes tenebrosas, ha sido llamada: “la isla inaccesible”, “la isla Non Trubada”, “la isla encubierta”, “la isla perdida, “la isla encantada”, “la isla Sancti Brandani”, “la isla Brendán”, “la isla Brandain”, “la isla Barandán”, “la isla Balandrán”, para finalmente ser conocida mundialmente como “la isla Borondón”.
Mapa de las islas canarias, que daTa del siglo XIII, representadas en un escorpión
(La isla de San Borondón entre las tenazas).
Plano de la isla de San Borondón,
              la misma data del siglo XVI.
Cuenta la leyenda que el monje San Brendán y sus hombres, durante sus famosos viajes, atravesaron islas fantásticas en las que aparecían demonios que lanzaban fuego, criaturas míticas, enormes y hermosas columnas de cristal que flotaban resplandecientes sobre la superficie de las aguas, e incluso, en una de ellas, se cuenta, que encontraron el sepulcro de un gigante que despertó y, a diferencia de los titanes griegos, este, era sabio y sereno. Pero lo realmente importante para la leyenda, viene cuando San Brendán y su grupo deciden hacer una hoguera para calentarse en una de las islas, momentos después de haber prendido el fuego, dicen que la isla empezó a moverse y ellos, asustados de que fuera una ballena gigante, corrieron al barco; posteriormente comprendieron que no se trataba de una ballena gigante sino de una isla encantada, que desde entonces, en honor al líder de la expedición, habría de conocerse como la “Isla de San Brendán”, o más popularmente como la "Isla de San Borondón", ya que a también se conoce a Brendán como Borondón.
Imagen donde se muestra la exploración realizada por San Brandán,
               en donde a lo lejos se ve la isla de San Borondón representada por
una ballena. 
La isla de San Borondón estaría ubicada al oeste del mencionado archipiélago, a 550 km en dirección oeste-noroeste de la isla el Hierro y a 220 km en dirección al oeste-sudoeste de las islas Palma, Gomera y Hierro. La isla de San Borondón mediría alrededor de 480 km de largo de norte a sur, y 155 km de ancho de este a oeste. Estas supuestas medidas forman hacia el medio una considerable concavidad que se eleva por los lados de dos eminentes montañas, pero, ¿cómo describir a vivos rasgos a una isla que aparece y desaparece?, ya verán a continuación, siguán leyendo mas abajo.
Durante muchos siglos, abundantes testimonios han surgido en torno a esta la supuesta isla fantasma, cuya naturaleza, a diferencia de la de otros entes legendarios, está rodeada de precisiones y especulaciones que hablan de ella como si en realidad existiera, como en infinidad de relatos y leyendas populares en donde se la describe como una tierra mágica y llena de tesoros, incluso se habla de ella como la tierra perdida de la Atlántida, incluso como de que allí se encuentra “El Dorado”. No obstante, se creyó en estas historias solo hasta el siglo XVIII.
Edward Harvey.
            Desde ese siglo constante aparición de relatos sobre su existencia han motivaron a lo largo de la historia al menos 7 expediciones para su búsqueda, la historia más sorprendente es la expedición del naturalista ingles Edward Harvey en 1865, que después de haber conseguido los fondos necesarios, zarpó en su expedición con el fin de realizar estudios sobre la flora desconocido de la costa africana, tras zarpar del puerto de Santa Cruz de Tenerife y después de una tormenta se vio obligado a arribar a un territorio que en un principio él llamo “Los Territorios Desconocidos”, dándose cuenta más tarde que se encontraba en la mítica isla de San Borondón.
Todos los datos y acontecimientos ocurridos en la isla fueron descriptos minuciosamente por el inglés en su diario, rescatado gracias al trabajo de David Olivera, plasmado en la exposición “San Borondón, la isla descubierta”, numerosos periódicos de la época hicieron mención a la expedición de Edward Harvey, el cual provisto de una cámara fotográfica y un cuaderno, exploró la isla realizando bocetos y fotografías con el fin de realizar una memoria que el mismo denomino como “El Gran Descubrimiento”.
Fotografía original de Edward Harvey, en donde se muestra un
           acantilado y una cara tallada en la roca (talla facial)
Fotografía original de Edward Harvey, en donde se
               muestra el lago central de la isla de San Borondón.
En enero de 1865, el naturista Edward y su ayudante Saimon Tiley y un marinero de nombre Ángel Cruz, realizaron una pequeña incursión en el interior de la isla, en la cual el naturista afirmo haber contemplado grandes acantilados que parecían tener tallas faciales, numerosas plantas desconocidas para él y un sinfín de extraños animales. En los días siguientes Edward Harvey se trasladó a tierra, donde montaron un campamento con el fin de realizar varias incursiones por la isla hasta que el barco en el que navegaban fuera reparado,  Edward visito una de las grandes montañas que, según el investigador, poseía la isla; numerosos fueron los animales que encontraron en la isla y que fueron dibujados por él, como el dracotely, una especie de reptil provisto de dos colas.
Dibujo original de Edward Harvey, en donde
              se muestra al dracotely, un reptil con dos colas


Por nombrar otras expediciones, podemos mencionar a la realizada por el piloto portugués Pedro Vello, en el año 1557, el cual relató cómo tuvo que cambiar el rumbo de su nave cuando estaba cerca de las Islas Canarias, debido a que tenía que protegerse del viento; en su desvío, ancló en la isla San Borondón y cuando él y dos hombres desembarcaron, llegó un fuerte viento que los obligó a partir con premura. Otra expedición siempre mencionada fue la realizada en el año 1604, Gaspar Pérez de Acosta y el franciscano Fray Lorenzo de Pinedo, encontraron sólo una acumulación de nubes donde la isla debería estar.
Bahia en donde tubo que arrimar  el barco de Edwar Harvey.
Finalmente los últimos avistamientos de la isla fueron registrados en 1953, cuando el diario ABC publicó una noticia con el titular "Isla Sirena" al noroeste de la isla El Hierro. En 1958, el mismo diario publicó otra con el nombre "La Isla errante de San Borondón ha sido fotografiada por primera vez".
“La isla descubierta”, fue una exposición de ficción que fue inaugurada el 14 de enero de 2005 en Santa Cruz Tenerife, el evento fue construido con la investigación y material obtenido de un supuesto viaje a San Borondón realizado en 1865. Esta exposición resultó ser una ficción artística del mito de la isla fantasma.
Maqueta de la isla de San Borondón de la exposicion
            "la isla descubierta".
Fotografia original de Edward
              Harvey, tomada en la isla de
     San Borondon.
Como dije antes, las leyendas sobre este lugar decían que aparecía y desaparecía o que se escondía por una espesa neblina, algo que los expertos de hoy en día explican diciendo que se debía a alguna forma de espejismo. Hoy en día no se ha podido volver a encontrar esta isla, dejando todo los relatos hantes mencionados a la leyenda popular ¿Pero que nos queda después de tanto que se habla de esta misteriosa isla?, ¿existe o no existe?, la historia nos dice de que si, las miles de personas en la actualidad nos dicen que es verdad; y nosotros, que no vivimos allí, que no sabemos, decimos que no es verdad, que es una simple mentira de la historia, pero recordemos que existen dos realidades: La primera compuesta por lo que vemos, sabemos y aceptamos, y la segunda compuesta por lo que no vemos, no sabemos y no queremos aceptar. Dime, ¿qué piensas tú?.



Fotografia original del campamento de Edward Harvey,
             tomada en la isla de San Borondón.
Dibujo original de Edward Havey en donde se muestra
           una especie de tortuga.

Dibujo original de Edward Havey en donde s muestra una
             especie de ave grande.
 Si te gustó el articulo dale “me gusta” y suscríbete a mi canal, también compártelo con tus amigos y agregame a tus redes sociales. Escribe Paolo, desde lo más oscuro de “la internet”.

Siguieme en mi pagina de facebook para enterarte cuando subo un nuevo articulo: https://www.facebook.com/paoloenlaoscuridad

Próximamente el vídeo en mi canal de youtube: www.youtube.com/paoloenlaoscuridad